Mesa Redonda – ¿Debe Nintendo dejar de hacer consolas hogareñas?

Mesa Redonda es una serie donde discutimos sobre un tema controversial que surja del seno de nuestra redacción. Básicamente, un miembro de Gamer Serial dará su opinión sobre un tema que proponga él mismo y los demás le responderán, estando de acuerdo o en desacuerdo con su perspectiva.

Tras la debacle del mercado de los videojuegos hogareños a principios de los ‘80s, el que llegó para salvar a nuestro hobby de una extinción segura fue la japonesa Nintendo, con su fenomenal Famicom de 8 bits (conocida en América como la NES), y un montón de juegos que instantáneamente se convirtieron en clásicos, como Super Mario Bros., The Legend of Zelda y Metroid. Pocos años después le siguió la Super Nintendo de 16 bits, que acrecentó el éxito y liderazgo de la compañía, además de crear nuevas series como Star Fox y Donkey Kong Country.

Pero después de esta historia de ensueño, a Nintendo le costó encontrar el rumbo -y las ventas-, siendo la Wii un oasis que difícilmente pueda repetirse con su sucesora, la Wii U.

Tras tantos años de darle alegrías a gamers en todo el mundo, y de crear sagas y personajes reconocidos casi por cualquier ser de este planeta, nos preguntamos: ¿es tiempo de que Nintendo deje el mercado de las consolas hogareñas y se dedique exclusivamente a sus juegos para otras plataformas? Dejamos de lado en esta conversación a las consolas portátiles, ya que el tema da para otra discusión totalmente aparte.

Tema sugerido por: el11
Opiniones de: el11, Gimbly, Kbza, Nesherius, El_Javi, Pepenudo
Editado por: El_Javi
Duración: 9:36

el11

En mi opinión el problema de Nintendo es la capacidad de sus consolas. Al lado de gigantes como Sony o Microsoft, la última consola creada por Nintendo, la Wii U, no alcanza a sus competidores que van en constante desarrollo y logrando nuevos hitos tecnológicos. A diferencia de las otras dos empresas, Nintendo sigue pensando que su ganancia debe provenir de la venta de sus consolas y no de la de sus juegos.

La nueva generación de consolas llegó con muchas y excelentes novedades técnicas, ofreciéndonos un futuro con una variedad de juegos que en cuanto a calidad y cantidad son promisorios. En estos apartados Nintendo quedó un paso atrás. Una solución posible para la empresa, si es que apuntan al mismo público que apuntan actualmente, es quizás pensar en la distribución de sus juegos para celulares, tabletas o consolas portátiles, y dejar de fabricar las consolas que tanto nos divirtieron entre los años 80 y principios de los 2000. Y es que, a pesar de tener fanáticos, las escasas ventas de la Wii U no parecen darle la razón a Nintendo en cuanto a su enfoque comercial.

En definitiva, mi opinión es que Nintendo debería dejar de fabricar consolas y dedicarse pura y exclusivamente a los juegos para celulares, tabletas o portátiles.

Gimbly

Desde los lejanos años en que lanzaron al mercado Game & Watch, Nintendo lleva más de tres décadas ofreciéndonos, ante todo, juegos maravillosos; y si el futuro dicta que la empresa deje de producir sus propias consolas, va a seguir lanzando juegos increíbles en cualquier plataforma que elija como medio, porque Nintendo, más que nadie, supo demostrar que la potencia del hardware no debe suponer una limitación para brindar entretenimiento de calidad.

Dicho esto, espero que el gigante japonés no abandone el mercado del hardware, por tres motivos: primero, muchos de los mejores videojuegos editados por Nintendo nacieron del íntimo conocimiento que los desarrolladores de la casa tenían de las virtudes y limitaciones de cada una de sus consolas; segundo, a diferencia de Sony y Microsoft, Nintendo nunca le ha tenido miedo a la innovación, y sus más grandes éxitos (y sus más rotundos fracasos) siempre derivaron de ese espíritu constante de experimentación; y tercero, y ésta es una razón puramente sentimental, desde 1985 siempre ha habido una consola de la gran N acompañando a los amantes de la diversión electrónica y me es difícil de imaginar un mundo en el que esa constante esté ausente.

Kbza

Seamos sinceros, Nintendo no hace una “buena” consola desde hace dos, y tal vez tres, generaciones.

¡Esperen, esperen! ¡Todavía no enciendan la hoguera! Estoy hablando de la Wii U, Wii y Gamecube. Antes de eso, Nintendo tenía excelentes consolas, cuando el hardware no era tan costoso. Y por “buena” me refiero a las capacidades técnicas de la consola, no a los juegos lanzados para la plataforma.

Sacando los juegos de la ecuación, las últimas tres consolas de Nintendo fueron inferiores a sus competidores. La Wii U es una consola de la generación pasada desde la perspectiva de potencia, y en forma similar la Wii estaba por debajo de la Xbox 360 y la PS3.

Esto me lleva a la conclusión de que Nintendo no puede o no quiere seguirle el ritmo al resto en la competencia de hardware. Si la justificación a la falta de potencia es “tenemos buenos juegos” entonces ¿por qué Nintendo no se enfoca en lo que hace mejor? Que es hacer videojuegos.

Es triste ver que un juego tan bueno como Super Mario 3D World venda nada más que 100.000 copias al  lanzamiento. Es desafortunado que no pueda jugar el nuevo Super Smash Bros. o Zelda a no ser que pague 300 dólares por una consola casi sin juegos de terceros, gráficos de la generación anterior y un control (el Wii U Gamepad) que no quiero usar.

Es por eso que creo que Nintendo debería dejar de hacer consolas y dedicarse solamente a hacer juegos, que se venderían como pan caliente en consolas de terceros como Xbox One y PS4.

Nesherius

Nintendo es sinónimo de videojuegos. Su negocio se centra en ellos y sus derivados, a diferencia de sus dos actuales competidores en el mercado de las consolas hogareñas, Sony y Microsoft, donde las mismas son sólo una división dentro de corporaciones mucho más grandes y representan apenas una fracción de sus ingresos. Han sido innovadores muchas veces y es éso lo que los catapultó al éxito cuando incursionaron por primera vez en el mundo de los videojuegos y con la Wii.

Pero hoy Nintendo está asustado de innovar, prefiere mantener su esquema de negocios tal y como hace 25 años. A pesar de ser relativamente nueva, en mi opinión deberían olvidarse de la Wii U y abocarse a una nueva consola con lo último del hardware, que pueda competirle a la Xbox One y a la PS4 de igual a igual, y volver a atraer con ello a los demás desarrolladores, sin pasar por alto todas sus anteriores innovaciones que les ayudaron a atraer un público más casual. Es bueno y necesario que no exista un monopolio -o un duopolio en este caso-, y que el consumidor tenga más opciones a la hora de hacer su elección sobre qué consola comprar. Además, ¿se imaginan lo genial que sería poder jugar a todos los juegos multiplataforma de la misma manera y con la misma calidad con la que podemos jugarlos en Xbox One y PS4, y también poder disfrutar todas las sagas de Nintendo? Por mi parte, no dudaría ni un segundo en qué consola comprar…

El_Javi

Hay una importante diferencia de color entre lo que hace a los juegos de Nintendo y lo que hace a los juegos de otras consolas. Y cuando digo color estoy siendo literario y figurativo a la vez. Las franquicias de Nintendo se mantienen desde hace casi 30 años, evolucionaron con el medio y la cultura popular, pero miren la diferencia: cuando la tendencia narrativa en occidente desvió abruptamente hacia lo “oscuro y maduro” (responsable en gran parte de esto fueron los juegos de disparos en primera persona, y éstos no son sino un fuerte derivado de la mentalidad estadounidense post 9/11), el estilo de Nintendo se mantuvo intacto. El color llama la atención, un punto muy fuerte en los juegos de Mario es la calidad, no gráfica sino estética, y cómo esos mundos imaginarios evolucionaron con una constancia digna de el mundo 1-1 de la vieja entrega del año 1985. Los diseños de niveles son llamativos no sólo por innovadores, sino porque además van de la mano con la jugabilidad. Desde el alegre sinsentido de caminar sobre una nube con cara feliz, transformarse en pelota para pasar por espacios reducidos, tomar una espada y salir sin razón aparente a explorar un mundo lleno de monstruos, no necesitábamos más explicación. Teníamos 5 años.

Los juegos y las consolas evolucionaron y nosotros crecimos como personas y como jugadores. Y parte de esa fascinación creció con nosotros, adaptándose, reinventándose,  a veces con más éxito que otras. No puedo opinar por todos, pero yo como jugador no voy a buscar los juegos que sacan Microsoft y Sony. Sus estéticas me parecen constantemente similares, se confunde constantemente la definición de diseño con la de realismo, y a la larga me cuesta encontrar diferencias gráficas entre el Call of Duty y el otro, o entre los dos juegos en los que actúa Ellen Page. Aclaro esto para cerrar el tópico, creo que el jugador que se compra una PlayStation o una Xbox está buscando más bien esto: altísima definición gráfica, un estilo que siga la tendencia de lo que se impuso como una “historia realista”, y probablemente altas dosis de violencia. Que no se malinterprete, no estoy diciendo que esto esté mal, simplemente que son dos maneras de apreciar estilos. Pero por otra parte no veo a este jugador intentando un Metroid, un Donkey Kong, un Kirby o un Zelda por razones como que los ven como  juegos simples (plataformas),  ingenuos (sin violencia o sexo), aburridos (demandan constante exploración y solucionar rompecabezas), o el adjetivo usado peyorativamente: que son infantiles en general. Si Nintendo se dedicase exclusivamente a hacer juegos, me imagino tendría que redefinir sus franquicias para satisfacer gustos más universales, básicamente se estaría vendiendo. Y en una época donde la tendencia pop cultural mediática es tan triste y pesimista, un poco de color e inocencia para mí es un importante respiro de aire fresco.

Pepenudo

Nintendo a mi entender es un grande, lo fue desde los 8 bits hasta la actualidad. Está bien que planteemos esta disyuntiva, hoy por hoy está venido a menos en el tema de las consolas. Pero, según mi modesta opinión, de ninguna manera debería dejar de hacer consolas para su público.

Lo que es más, si fuera el CEO de Nintendo, yo me dedicaría a hacer consolas aún más potentes que la Wii U. Está bien, a la Wii U no se la puede considerar un “éxito de ventas”. Aún así, no fue una mala idea ni un mal dispositivo por parte de la firma japonesa, que, por ejemplo, de haber apostado por el Blu-Ray hubiéramos estado hablando de otro resultado. Nintendo demostró que sabe hacer consolas desde los 80s con la NES y luego con la Super Nintendo e inclusive con la N64. Ahora, en cambio, simplemente decidió no gastar recursos extras en consolas de última generación. Esto no quiere decir que esté en bancarrota o que tenga que hipotecar 214 fábricas para poder pagar el próximo Mario Kart. Lo que sí deberían hacer es rever su catálogo de juegos, o como quien dice expandir su universo de una vez por todas. Ya con tantas repeticiones de los mismos personajes, hasta los más fanáticos pueden terminar cansados de Mario, Luigi, Link, Donkey Kong, etc.

Mi voto es para que Nintendo siga haciendo consolas, que busque esa innovación que mostró en su momento con la Wii y quiso conseguir de nuevo con la Wii U, sólo que esta vez con una consola con especificaciones a la par de las últimas de su competencia, así demuestra que todavía puede estar en el juego.

CONCLUSIÓN

Ok, escuchando la opinión de mis compañeros, la conclusión es que Nintendo no debería dejar de hacer consolas y seguir innovando en un futuro cercano o lejano, no solamente con sus juegos. Y aunque las últimas noticias de la New 3DS sólo afirman mi posición en cuanto a la falta de innovación de la empresa nipona en cuanto a consolas de todo tipo, nos proponemos a darle una nueva oportunidad en un futuro. Ustedes, ¿qué piensan?