Ken Levine da pistas de su próximo juego

http://www.gamerserial.com/wp-content/uploads/2014/12/Ken-Levine.jpg

Ken Levine es uno de los desarrolladores de videojuegos con el estatus de súperestrella. Es el creador de Bioshock, y director del primer y tercer título de la saga. Tras la salida de Bioshock Infinite, decidió cerrar su estudio -Irrational Games- y dijo que se dedicaría a proyectos más pequeños. La franquicia quedó en manos de 2K Games, pero hasta ahora no tenemos novedades sobre si habrá un próximo título de la misma.

Mientras tanto, Ken Levine fundó un nuevo estudio (por ahora sin nombre) y ha estado trabajando en silencio en un nuevo proyecto. Esta semana, escribió un artículo sobre Middle-Earth: Shadow of Mordor (que puedes leer en inglés siguiendo este enlace), en el que elogia su capacidad de narrativa no-lineal, donde los enemigos que enfrentamos son totalmente diferentes para cada jugador, con una historia única para cada uno de ellos, y la manera en que decidamos despacharlos quedan completamente en manos del jugador, incluso dando la opción de ni siquiera eliminarlos.

En el artículo, menciona que al desarrollar una historia para los videojuegos, se debe hacerle creer al jugador que sus decisiones importan, y que ésto en definitiva es una mera ilusión. Menciona que aún en juegos que se vanaglorian y publicitan la narrativa guiada por las elecciones de los jugadores, cita a la saga Dragon Age como ejemplo, la misma es limitada en alcance. Y que su sueño sería lograr contar una historia que termine no en 100 estados, no en 1000, sino en X elevado a la Y potencia, convirtiendo la progresión lineal en una progresión geométrica. O lo que es lo mismo, tantos estados como el desarrollador quiera, pero sin limitaciones. Y justamente, menciona que éso es en lo que está trabajando junto a sus colegas, enlazando a un video de YouTube de la charla que dio en la GDC (Conferencia de Desarrolladores de Videojuegos, por sus siglas en inglés) de este año. Lo llaman “Legos Narrativos”, y la meta es crear una narrativa flexible que sea ampliamente rejugable y se adapte fuertemente a las decisiones de los jugadores.

Mientras trabajaban en esto, se preguntaban si a alguien le importaría un juego como éste. Y entonces salió Shadow of Mordor, que a su manera intenta limitadamente lo mismo que quiere lograr Ken Levine junto a su grupo de trabajo. Citamos y traducimos uno de los párrafos de su artículo:

Shadow of Mordor cuenta una historia que nunca podría existir en otro medio. Si la audiencia pudiera de alguna manera cambiar algún arco argumental en La Muerte de un Viajante, la narrativa se rompería. Si puedieran cambiar algo en BioShock Infinite, la historia se quebraría. Pero en Shadow of Mordor puedes cambiar la narrativa —matar un personaje importante, fallar una misión importante— y la historia se cura a sí misma, porque el sistema puede crear nuevos personajes de inmediato. Lo hace sin mostrar una pantalla de “game over” o pedirle al jugador que intente de nuevo. Los jugadores pueden elegir sus propios caminos, no seleccionando de una lista de tres o cuatro opciones predeterminadas, sino tomando decisiones en un sistema combinatorio de juego sin fin. Es Ajedrez mezclado con Hamlet.

Ok, quizás no tanto como Hamlet. Pero es un comienzo.”